Una mujer que sufrió quemaduras en las piernas al someterse a un tratamiento de depilación definitiva por “luz pulsada” recibirá un resarcimiento económico de más de 100 mil pesos más intereses. Así lo determinó un fallo de la Sala D de la Cámara Civil.

Aunque no se dio a conocer la identidad de la víctima, se indicó que asistió en 2010 a un centro de salud para una “depilación médica definitiva con luz pulsada (IPL) que le produjo quemaduras de primer grado a lo largo y ancho de sus piernas”.

Como consecuencia de las lesiones, “deberá evitar tomar sol de por vida y usar protección FPS 100 en el lugar donde tuvo las lesiones para no pigmentar la piel”, según explica el fallo.

El fallo firmado por los jueces Patricia Barbieri y Osvaldo Onofre Alvarez, descartó el argumento del instituto médico en cuanto a que la mujer había consentido la práctica depilatoria con los riesgos que ello implicaba.

“El consentimiento informado no es una coartada que permite liberar al profesional de las consecuencias de los errores médicos provocados por culpa o dolo”, dijeron los jueces. En ese sentido, precisaron que el consentimiento no libera de responsabilidad a los profesionales que apliquen el tratamiento en una zona del cuerpo que no está preparada para ello, como por ejemplo cuando la piel está bronceada. “Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos”, resumió el fallo.

La víctima recibirá una indemnización de 102.932 pesos, más sus intereses a contar desde el momento en que ocurrió el siniestro.

Escribe un comentario