Argentina es uno de los países con mayor consumo de fragancias de la región. Y a la hora de elegir cuáles son sus notas favoritas, las mujeres locales son sofisticadas y frescas. Optan, mayoritariamente, por los perfumes frutales o los de flores transparentes. Adoran la gardenia y su olor se percibe como muy femenino y elegante.  También las atrapa el verde, lo natural, lo silvestre. Son las más “europeas” de la región, a diferencia de las colombianas, por ejemplo, que a la hora de maquillarse usan colores fuertes, llamativos y en las fragancias se inclinan por flores más opulentas. Las brasileñas, por su parte, recién ahora están apostando por el mercado de belleza al que antes pasaban por alto.

Quien nos expone esta radiografía sobre los aromas de la región es una de las narices que más sabe sobre el tema: Verónica Kato. Se trata de la única perfumista mujer de Latinoamérica que representa a una marca: Natura.  Brasileña, de antepasados japoneses, estuvo unos días en nuestro país y habló con El Guardarropas sobre lo que más ama: las fragancias. Hace tantos años que se dedica a combinar los aromas del mundo que ya no es capaz de recordar cuántos perfumes creó a lo largo de su carrera.

 ¿Lo primero que hace cuando conoce a una persona es sentir su olor?

-La verdad que depende de la situación y del aroma de esa persona. No voy por la vida sintiendo los aromas salvo que tenga en frente alguien con un perfume que me impacte, con una fragancia poderosa o que me remita a un recuerdo del pasado.

 ¿Y ese aroma habla de su personalidad? ¿Somos como olemos?

-La vinculación de un tipo de fragancia a una personalidad la hace principalmente el marketing. Por ejemplo, a una persona que le gusta la naturaleza, que hace deporte al aire libre o sale a menudo a pasear, se supone que se va a identificar más con fragancias frescas, con muchas hierbas. Pero uno hace inconscientemente esta asociación.

¿Pero hay fragancias recomendadas para ciertas ocasiones? Como por ejemplo, una fragancia que nos haga sentir más seguros a la hora de ir a una entrevista de trabajo

-No, ese es también un mensaje que genera el marketing. Pero que si está bien pensado y logramos que la persona crea sinceramente en ese mensaje, lo va a trasladar a su personalidad. Si yo te digo que una fragancia es para mujeres fuertes, poderosas, seguras y convencemos a quien lo usa de que es así, seguramente se sentirá fuerte y poderosa cuando la lleve puesta.

¿Por qué nos gustan algunas fragancias y otras no?

-Nosotros elegimos qué aromas nos gustan o no por nuestras experiencias pasadas. Todo está relacionado con nuestra memoria olfativa que tenemos desde que nacemos. Inconscientemente nos remite a personas, lugares, comidas, entre otras experiencias. Así, nuestra memoria va guardando aromas que nos remiten a momentos felices y otros que nos hicieron sufrir. Quizás, perdimos hace tiempo a una persona querida. Y años después elegimos una fragancia que, sin darnos cuenta, tiene algo que nos hace recordar a esa persona que tanto queríamos. O al revés, no nos gusta un perfume que, inconscientemente ,tiene alguna nota que nos remite a una ex pareja que nos abandonó.

¿Y esa memoria olfativa va cambiando con los años?

-Sí, todo el tiempo. Porque vamos incorporando nuevos recuerdos o sensaciones. Nuestros gustos también van cambiando. También nosotros olemos diferente con el correr de los años.

¿Cómo elegimos el mejor perfume para cada persona?

Hay que experimentar. No hay otra manera. Porque cada persona es distinta. No solo depende de su memoria olfativa sino también de su piel, de su alimentación, de su genética. Los perfumes siempre quedan mejor y duran más en las pieles húmedas que en las secas.

¿Cómo hacemos entonces para que una fragancia dure más en nuestra piel?

Humectar, es el mejor secreto. Yo siempre recomiendo a las mujeres que antes de colocar el perfume usen una crema neutra o que tenga el mismo aroma de la fragancia que van a usar.

¿Cuánto influye un perfume en nuestra vida diaria?

¡Mucho! Una fragancia influye en nuestro estado anímico. Si es frutada, nos alegrará; los cítricos o marinos nos dan energía, impulsan al movimiento. La lavanda, por ejemplo, es ideal para los momentos donde queremos relajarnos. Si estás muy nerviosa o estresada es ideal usar una fragancia de lavanda. Las fragancias con notas cítricas van bien con personalidades enérgicas y son ideales para los días en que necesitas dar lo mejor de vos. Las fragancias florales comunican sensualidad y ternura. Dan un toque extra para conquistar.

 ¿La tendencia de “sin género” que se ve actualmente en la moda también se está trasladando a las fragancias?

Sí, totalmente. Es una tendencia que también se ve en perfumería. La idea es que cada uno use los aromas que le gustan, como en sus orígenes.  En el 1800 si a un hombre le gustaba el aroma de rosas lo usaba y nadie lo cuestionaba. Fue más tarde cuando el marketing fue diferenciando que las flores iban más para fragancias femeninas y las hierbas para las masculinas. En Natura tenemos hace bastante la línea Humor que es unisex.

¿Cuál es su aroma favorito?

Me encanta el olor de la rosa, es perfecto, tiene más de 1.000 componentes olfativos. 

El mercado argentino de fragancias está en pleno crecimiento. Natura pasó el año pasado a ser líder en ventas directas y retail, con un crecimiento de 5%. Brasil, tierra natal de la marca, es donde más se consume perfume, especialmente porque en las regiones más calientes las personas se bañan varias veces al día, y cada vez que lo hacen se perfuman.  Sin embargo, durante el 2016 la marca tuvo un leve retroceso.

 

 

Por

Directora Editorial

Escribe un comentario