La marca abrió una majestuosa tienda en el número 672 de  Madison Avenue. Tiene dos plantas (3.700 metros cuadrados en total) donde se pueden ver y comprar las colecciones de mujer y hombre.

Posee un salón VIP donde se le ofrece a los visitantes una experiencia de compra privada.

El interior de la tienda fue diseñado por el Studio Sofield William Sofield. Se destaca una gran escalera de caracol y techos espejados que combinan el lujo atemporal con el estilo modernista de firma de Ford.

“Esta nueva ubicación, con su combinación de elegancia histórica y espacios interiores llenos de luz, es única en la ciudad y nos ofrecerá un hogar excepcional”, asuraron desde Tom Ford.

La planta dedicada a las mujeres tiene también bolsos, joyas, cosméticos, fragancias y gafas.

La de hombres se complementa con valijas, joyería, gafas, ropa deportiva, trajes y zapatos.

Escribe un comentario