En cuanto la lujosa marca publicó las imágenes de su nueva campaña, las redes sociales comenzaron a alborotarse. Los comentarios, uno tras otro, señalaban que dos de las publicidades eran “degradantes” para las mujeres.

Fue entonces que, ante la cantidad de reclamos, la Autoridad de Regulación Profesional de la Publicidad (ARPP) francesa le pidió a Saint Laurent que modificara los anuncios.

“Pedimos a la marca y al publicador de anuncios que realicen cambios en estas imágenes tan pronto como sea posible”, dijo a la agencia de noticias Reuters Stephane Martin, director de ARPP.

Sostuvo que los anuncios eran un grave incumplimiento de las normas establecidas por la industria de la publicidad para mantener “la dignidad y el respeto en la representación de la persona”.

Martin agregó que también le preocupaba a la sociedad y a ellos como entidad reguladora el hecho de que las modelos elegidas para la campaña eran muy delgadas y podían provocar un alto impacto negativo en las adolescentes de moda.

 Saint Laurent, parte del grupo de lujo Kering, aún no respondió si se hará eco del pedido.

No es la primera vez que la marca enciende una polémica en torno a sus anuncios. En 2015 la Autoridad de Normas Publicitarias de Gran Bretaña prohibió una campaña ya que el modelo era demasiado delgado.

 

 

Escribe un comentario