Los días en los que íbamos al shopping y pasábamos largas horas haciendo compras están cada vez más lejos. La tecnología y nuestro estilo de vida tan atareado hicieron posible que hoy, con tan solo un click, tengamos en la puerta de nuestro hogar lo que queremos comprar, incluso si proviene del exterior.

La tendencia de hacer shopping online está instalada desde hace tiempo en muchos países del extranjero. De hecho, muchas marcas tienen productos exclusivos que se consiguen únicamente en sus tiendas virtuales obligando subliminalmente a sus clientes a usar este sistema y a los más inexpertos en la materia, a ponerse al día con los nuevos hábitos.

Pero, ¿cómo nos sienta a las argentinas esta tendencia?

En nuestro país el proceso es más incipiente y lento que en países desarrollados. Aunque hay sectores donde hubo un fuerte crecimiento. Según un estudio desarrollado por TNS Argentina para la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, son cada vez más los usuarios que hacen compras online de manera frecuente, ya que el 58% efectúa una compra al menos una vez al mes, mientras que en el año 2015 era de 52%.

El estudio asegura que durante el 2016, los rubros de mayor crecimiento fueron los vinculados con la alimentación y la venta de entradas para espectáculos, mientras que la indumentaria “desbancó” a la electrónica en cantidad de transacciones.

La facturación exacta en el primer semestre de 2016 fue de $45.249 millones y el dispositivo más elegido para efectuar las compras siguió siendo la computadora de escritorio.

Ecommerce - tiendas online

La gran traba sigue siendo la desconfianza hacia las tiendas online. Muchas personas dudan de esta manera de comprar o prefieren ver la prenda personalmente y probársela. Es solo cuestión de tiempo para adaptarse a lo nuevo y contar con las herramientas y control necesario que garanticen la confidencialidad de nuestros datos a la hora de hacer una transacción.

Con la crisis económica, muchas marcas apuestan de lleno a las ventas online ya que favorece a sus finanzas por el hecho de que no deben invertir en el alquiler de un local. Si cuentan con un buen sistema de logística, hasta resulta una experiencia más cómoda y placentera.

Con respecto a las marcas vinculadas al mundo de la moda, tienen a disposición un montón de herramientas y facilidades para que la compra sea segura. Tablas de talles, pagos con tarjeta y  en cuotas, sistema de devolución y algunas con entrega gratis.

En los últimos meses ha crecido el número de emprendedores que comienzan con su marca a todo pulmón y han encontrado en las ventas por internet y redes sociales, una manera fácil y mucho más económica para comercializar sus productos a través de sus vidrieras virtuales en las diferentes redes y aplicaciones, especialmente Instagram, la red predilecta de los seguidores del mundo fashion.

Otro punto a favor para quienes comienzan su negocio virtual es que se puede hacer publicidad a muy bajo costo y lograr que los usuarios lleguen a sus páginas para comprar los productos.

Comprar online también es una manera de ayudar a las marcas que recién comienzan y ofrecen propuestas innovadoras.

Todo está dado para que esta práctica sea cada vez más habitual para nosotros.

¡Solo es cuestión de perder el miedo y animarse a vivir la experiencia!

Por

Manager de Hello There Social Media

Escribe un comentario