Esta es la pregunta que se hacen muchos padres cansados de atender todas las demandas de sus hijos.

Mamás y papás estresados que se levantan corriendo para preparar el desayuno, ordenar mochilas, alistar uniformes, lavar dientes, peinar melenas, poner la mesa para la cena, levantarla, lavar platos, hacer camas… Entonces, ¿en qué momento debemos pedirles ayuda con cada tarea del hogar?

En una familia es fundamental que no se pierda la dinámica de ayudar en casa. Los padres no sólo deben pensar que son importantes en el aprendizaje de sus hijos los estudios, los idiomas y las actividades extraescolares. Sino también es esencial enseñarles a colaborar en el hogar.

¿Es esta sobreprotección beneficiosa para ellos? La respuesta es no. Educadores y antropólogos argumentan que asumir responsabilidades es una parte fundamental en la educación de los niños.

Aprender a realizar las tareas domésticas y a cuidar de sí mismos son habilidades importantes que deben alcanzar para ser independientes y poder desenvolverse en un futuro.

Un requisito necesario para comenzar este aprendizaje es armarse de paciencia. Muchas madres pierden tanto tiempo en convencer a sus hijos de que hagan las faenas que, al final, deciden hacerlas ellas mismas. Además, en ocasiones son demasiado exigentes y esperan que los pequeños lo hagan como ellas mismas. Está claro que eso es imposible.  

¿Deben tener una recompensa por ayudar en casa?

Los expertos consideran un error darles un pago porque supone condicionar la realización de las labores a una compensación económica. Es necesario inculcarles los valores de la convivencia y hacerles entender que la familia entera se beneficia de estas tareas.

En definitiva, los niños deben aprender a responsabilizarse de las tareas y de sus cosas y los padres tienen que confiar en ellos y no subestimarlos.

LABORES POR EDADES

De 2 a 3 años

Recoger los juguetes y guardarlos, regar las plantas, empezar a comer solos, vestirse y desvestirse con ayuda, colocar objetos en repisas.

De 4 a 5 años

Ayudar a poner y quitar la mesa, dar de comer a la mascota, guardar los libros en la mochila, colocar los cubiertos en su sitio.

De 6 a 7 años

Lavarse la cara y peinarse correctamente, preparar la mochila de gimnasia, llevar la ropa sucia a lavar, limpiar la mesa.

De 8 a 9 años

Hacer la cama, prepararse la merienda para el colegio, sacar la basura, barrer, atarse los cordones de los zapatos, lavarse los dientes, colocar los rollos de papel higiénico.

De 10 a 11 años

Limpiar y organizar su dormitorio, hacer los deberes solos, poner el lavavajillas o el lavarropas, tender la ropa, ducharse sin ayuda.

De 12 a 13 años

Organizar por sí mismos sus horarios, servir la comida al resto de la familia, ayudar a vestir y bañar a sus hermanos, ordenar la cocina, lavar el coche.

Escribe un comentario