Hace ya un tiempo escuché por radio que las vacaciones son un tema serio y que las empresas dedicadas a este sector se lo deberían tomar como tal.  Si bien el mensaje intentaba jugar con lo “divertido” de viajar y la “seriedad” con la que las agencias se tomaban su trabajo, pensé en ese momento que, sin lugar a dudas, muchas veces el éxito de disfrutar, de enamorarse de un destino o de un estilo de viaje depende en gran medida no de nosotros sino del servicio recibido durante la travesía. Con lo cual, la elección de dónde, cómo y en manos de quiénes dejamos nuestras vacaciones no es menor.

Ahora, después de volver de una semana navegando por el mar Caribe y recorriendo varias de sus paradisíacas playas a bordo del Crucero Disney Fantasy, esta idea vuelve a rebotar en mi cabeza y no puedo dejar de pensar que en un viaje, muchas veces,  el servicio lo es “casi todo”.

Si hay algo que saben hacer bien en Disney es cuidar los detalles, los gigantes y los mínimos. Desde el ingreso al barco por una enorme  puerta con la forma del rostro de Mickey Mouse y luego de “chocar los 5” con una asistente con un guante simulando la mano del emblemático ratón hasta las mega fiestas temáticas abordo con los famosos personajes vestidos para cada ocasión.

Desde un pretzel para la merienda también con la forma de Mickey hasta shows musicales del nivel de Brodway  cada tarde. Todo, absolutamente todo, está pensado para el disfrute de los más pequeños pero también de los padres. Y el plantel de Diney eficientemente capacitado, tiene la misión de recordarle tácitamente al pasajero que “está de vacaciones”… y eso sí que es un tema serio.

Niños felices. Padres tranquilos

 

El sueño de ser princesa por un día. Vestirse y peinarse como una de ellas. Abrazar, besar, bailar, conseguir un autógrafo y una foto en exclusiva con Mickey, Minnie, Donald, Goofy o las estrellas más recientes como Princesita Sofía, Ana y Elsa de Frozen, los personajes de Toy Story, Jake y los Piratas o Phineas y Ferb.  Ser parte de una verdadera fiesta pirata abordo con fuegos artificiales cruzados en alta mar. Hacer una pijamada con Pluto o contarle un secreto a Cenicienta. Son los sueños de muchos niños (y varios adultos) que se cumplen a bordo del Disney Fantasy.

El barco posee un Kids Club que además de contar con una infinidad de actividades y habitaciones temáticas (fantásticas recreaciones de la habitación de Andy el protagonista de Toy Story o de la fábrica de Monster Inc), en el crucero también piensan en la tranquilidad de los padres a la hora de dejar a sus menores jugando solos. Cada niño recibe una pulsera con un chip donde se graban todos sus datos personales y su localización. Los padres, además, tienen a disposición en sus habitaciones dos teléfonos celulares donde reciben mensajes en caso que sus hijos se quieran retirar del Kids o necesiten algo mientras juegan.

Para los pequeños que no hablan inglés, siempre hay profesores de habla hispana u otros idiomas que los asisten para entender los juegos o actividades especiales.

La diversión sigue fuera del Kids Club con toboganes acuáticos, dos zonas de agua, piscinas, un mini golf, cancha de básquet y zona de videojuegos, un cine con estrenos y hasta proyecciones en 3 D, una pantalla gigante en la zona de las piscinas con emblemáticos films de Disney, entre otras actividades. También hay momentos de pura diversión durante la cena, en especial en el restaurante Animators  Palate donde chicos y grandes crean su propio personaje animado o decoran su postre.

Un recorrido gourmet

 

Hacer un viaje con niños no implica tener que renunciar a un menú apto para paladares exigentes. El nivel gastronómico del Disney Fantasy pasa holgadamente esta prueba. Sopa de papa y puerros con guarnición de crema agria, cebollines y caviar. Salmón ahumado curado tipo “graved lax” y canapés envueltos en pan de papas con salsa de tomates dulces y eneldo son solo dos de los cientos de platos que acompañan la magia del viaje.  Se suma la atención cada noche del mismo camarero y su asistente que de poco van descubriendo los gustos de sus pasajeros en suerte para brindarle un servicio personalizado de alto nivel.

Los niños también tienen su propia carta que además de incluir el menú con distintas opciones trae divertidas actividades para mantenerlos entretenidos.

El barco cuenta con un buffet muy completo para desayunar, almorzar y cenar en caso de no querer ir al restaurante asignado para la noche.  Un bar al costado de la pileta abierto las 24 horas y varios bares ya sea para toda la familia o solo para adultos.

Un gigante sobre el agua

 

El Disney Fantasy es el cuarto crucero en la flota de Disney Cruise Line. El buque de 130.000 toneladas ofrece 14 cubiertas imponentes, 1.250 camarotes con capacidad para alojar cómodamente a 4.000 pasajeros, junto con los más de 1.450 empleados.

La longitud total de la nave de 1.115 metros y un ancho máximo de 125 metros.

A bordo de este majestuoso buque hay tecnología de última generación que convive con una decoración que intenta recrear la época dorada de los cruceros de los años ’30.

Una especie de parque temático acuático que promete (y cumple) vivir a pleno la magia de Disney durante todo el viaje

NOVEDADES 2017

 

Disney tiene varias novedades dentro de sus diferentes barcos  y recorridos. Están pensadas especialmente para quienes ya vivieron una –o varias- experiencias a bordo, así encuentren nuevas atracciones y motivos para planificar sus vacaciones en un crucero de la línea.

Una de ellas invita a celebrar las aventuras legendarias y personajes icónicos de la saga Star Wars durante Star Wars Day at Sea disponible en los viajes de Disney Fantasy.

“Nuestros clientes nos dicen que Star Wars Day at Sea es una experiencia que nunca olvidarán, que es una emoción de proporciones intergalácticas”, asegura Karl L. Holz, presidente de Disney Cruise Line. “En respuesta a la demanda de los huéspedes, estamos encantados de crear aún más recuerdos de Star Wars a bordo del Disney Fantasy en 2017 con un horario ampliado de estas salidas especiales. ¡Claramente, la Fuerza está viva y bien en alta mar! “, agregó.

Cada navegación cuenta con un día lleno de diversión y lado oscuro, incluyendo apariciones oficiales de personajes de Star Wars, una fiesta en la cubierta y fuegos artificiales, actividades familiares y juveniles de Star Wars, proyecciones en el mar de películas de Star Wars, comida y bebida temáticas.

En “Entrenamiento Jedi: Pruebas del Templo”, los niños aprenden los caminos de los Jedi y usan sus nuevas habilidades en un enfrentamiento final con Darth Vader.

Otra de las novedades son las épicas aventuras de los legendarios Superhéroes y Super Villanos del Universo Marvel en el Marvel Day at Sea en los siete recorridos de Disney Magic.

El hombre araña, el Capitán América, Thor y otros superhéroes están a bordo para jugar con los niños y tomarse fotos. También hay una fiesta espectacular en la cubierta superior con música, baile y juegos y un final de pirotecnia temática, iluminación, efectos de sonido y la mayor colección de Marvel Super Heroes y Super Villains jamás reunidos en un crucero.

A la grilla de espectáculos a bordo, se suma “Frozen A Musical Spectacular”, con dos de las princesas más queridas por las niñas de todo el mundo: Elsa y Anna. Y hasta se puede comer en el Restaurante de Tiana, la bella protagonista de La Princesa y el sapo, un lugar que trasporta a los grandes y chicos al encanto de Nueva Orleans, el jazz y las celebraciones callejeras.

Por

Directora Editorial

Escribe un comentario