Somos MUJERES. Y vivimos CONECTADAS. Es indiscutible.

Corremos de casa al colegio. Del colegio al trabajo. Del trabajo al supermercado. Del supermercado de vuelta al colegio. Al club. Con suerte al gimnasio. Pero siempre, CONECTADAS.

Nos informamos online.

Escuchamos música desde el celular mientras pedaleamos.

Contestamos un mail bajando las escaleras del subte.

Armamos todo un debate por Whatsapp sobre qué vestido usar el sábado en una fiesta.

Nos emocionamos al recibir el pedido de amistad de Facebook de esa compañera de la primaria que no vemos hace años.

Espiamos cuáles son las tendencias para la próxima temporada en las revistas del exterior.

Leemos online el último libro de Murakami que tanto esperábamos.

Chequeamos la cuenta del banco. Pagamos los impuestos. Compramos entradas para el cine. Y hasta reservamos el hotel….

Todo desde una pantalla. Casi la vida entera pasa por nuestros dispositivos electrónicos.

Somos MUJERES. Y vivimos CONECTADAS.

Somos MUJERES. Y aunque parezca una escandalosa contradicción, una broma impensada a esta altura de nuestra historia, de nuestra lucha, de tantos avances, todavía hay quienes que nos prefieren calladas. Sumisas. Aisladas. Golpeadas. Asesinadas. Desconectadas.

Pero somos MUJERES y estamos más CONECTADAS que nunca. Lo demostramos cuando salimos a las calles para que todos sepan que no vamos a permitir #NiUnaMenos. Ni una más que engrose esa triste lista.

Somos MUJERES. Y no nos interesa competir entre nosotras.

¡Ahora somos pares! Y estamos CONECTADAS!

Por

Directora Editorial

Escribe un comentario