El nuevo hombre de trabajo, según Lanvin